Y mantén firme el consejo de tu corazón, que nadie es para ti más fiel que él. Pues el alma del hombre puede a veces advertir más que siete vigías sentados en lo alto para vigilar. Y por encima de todo esto suplica al Altísimo, para que enderece tu camino en la verdad. Principio de toda obra es la palabra, y antes de toda acción está el consejo. Raíz de los pensamientos es el corazón, de él salen cuatro ramas: bien y mal, vida y muerte, mas la que siempre los domina es la lengua.

economia.jpg
desaliento.jpg
sociedad_2_0.jpg
feedtheworld.jpg
amor-radical.gif
las-palabras-son-balas.gif
exceso-definicion-visual.jpg

Dos hijas tiene la sanguijuela.


Entrada + recienteSuscribete al RSSReenvía esta entrada a un amigoComenta esta entradaOtra entrada al azarEntrada Anterior

Dos hijas tiene la sanguijuela que solo saben pedir: ¡Dame, Dame!

Nunca queda satisfecho su apetito, nada se librará de su ambición (¡Dame!)

Pero la ambición de los mundanos fracasará. Tal es el final de los ambiciosos: su propia ambición los mata.

En su ambición de dinero os explotarán con falsas enseñanzas; pero la condenación los espera sin remedio, pues desde hace mucho tiempo están sentenciados.

No pueden ver a una mujer sin desearla; no se cansan de pecar. Seducen a las almas débiles; son expertos en la avaricia; son gente maldita (¡Dame!)

Están llenos de toda clase de injusticia, perversidad, avaricia y maldad. Son envidiosos, asesinos, pendencieros, engañadores, perversos y chismosos.

Guardaos de toda avaricia, porque la vida no depende del poseer muchas cosas.

Yo Yavhé, no cambio, pero vosotros hijos de Jacob, no termináis nunca. Desde los tiempos de vuestros antepasados venís apartándoos de mis preceptos y no los observais. Volveos a mí y yo me volveré a vosotros. -Decís: ¿En qué hemos de volver?- ¿Puede un hombre robar a Dios? ¡Pues vosotros me robais! -Y encima decís: ¿En qué te hemos defraudado? - En el diezmo y en la ofrenda reservada. Estais repletos de maldición, pues me defrauda la Tierra entera.

Llevad el diezmo íntegro al templo, para que haya alimento en mi casa; ponedme así a prueba, y veréis como os abro las puertas del cielo, y derramo sobre vosotros bendición hasta que se agote.

Textos extraidos de la Santa Biblia

Entrada + recienteSuscribete al RSSReenvía esta entrada a un amigoComenta esta entradaOtra entrada al azarEntrada Anterior

Comentario #1   por: Milena

Es verdad



Comentario #2   por: Milena

Es verdad



Comentario #3   por: Buddy

That saves me. Thanks for being so seisnlbe!



Comentario #4   por: Eli

El diesmo , solo lo necesita la iglesia xq hay q colaborar , porq la renta la luz existe, pero nunca jamas,Dios no exige ni culpa a nadie x no dejar dinero , eres un ser libre , y si no te nace dejar ofrenda es perfecto,



Comentario #5   por: nelson galvis

holoaaaa



Comentario #6   por: nelsiton

no soolamente con dar tus diezmos sin falta por eso te salvaras.... tienes que cumplir con todas las leyes y madamientos que pide nuestro padre jehova.piensa primero, amaos unos a los otros comom yo os ame.Mira que por gracia serras salvo. POR GRACIA..... Mira primero tu casa,tu hermano,y wsi realmente le agradas a DIOS.Luego si ayuda a tu igle!!! y te sentiras mejor



Comentario #7   por: saryta

tienes toda la razon Dios t bendiga..



Comentario #8   por: Linda

27 septiembre, 2010EbenEste es un sitio en el que si vas una vez ya no queeirs probar algfan otro porque ninguno le puede llegar ni a la suela del zapato. Es estupendo, una calidad inmejorable combinada con la me1xima atencif3n tanto del duef1o como la de los empleados que trabajan con una eficiencia envidiable. Es un gusto ir !!! (recomiendo que se reserve antes porque siempre este1 completo, por algo sere1! )






Más cuentos cortos y relatos

Dos hijas tiene la sanguijuela.

El sentido de la cruz

Revelaciones y visiones de la Beata Ana Catalina Emmerick

Dame tus pecados

La vida era alegría

Pascua: camino de la luz

El Papa nos recuerda la necesidad del ayuno

El verdadero amor

La pesadilla del ateo (2)

La pesadilla del ateo.

Hermosa obligación del hombre: orar y amar

Lo que yo nunca tuve.

Una cesta de mimbre

Cuento Zen: Una moneda Valiosa

Pan del Cielo

La Proyección de Pigmalión

El pasado es un país extranjero.

La Espada de Damocles

Cuento chino: Agua

Vivir con el freno puesto.

Optimismo e ilusión

Relato: La paciencia del bambú

Velad y Orad.

La Mentira Descubierta. Una historia de Mahatma Gandhi.

Elegir el Camino

El Chino y el arroz

Fruto del azar.

Ver a Dios.

La última batalla.

Perdonar y anudar.

La Lección de la Mariposa

Para pensar un poco

La vida es bella

La ciudad de los pozos

La roca

Por un plato de lentejas.

Poema Haiku

Una nuez vacía.

Las tres urnas del rey Nemrod.

El mandarín impaciente

Cuento árabe: vivir y morir.

El alma del trigo

Es inútil defender un charco.

Maternidad y paternidad.

¿Contra quien luchamos?

El Hijo

El que sabe no habla; el que habla no sabe.

Cuento taoísta.

Bendición matrimonial.

Todo es efímero

Cuento Zen.

Opinión: La tienda de la esquina.

Una hoja en el viento.

¿Por qué gritamos?

Cuento: Existe un hombre que tiene la costumbre de pegarme con un paraguas en la cabeza.

Reflexión: Del Dolor.

Un lugar en el bosque

Sodoma y Gomorra.

Deudas y Burros

Os devuelvo lo que os pertenece

Mírame al menos

No hay Dios.

Confiar en Dios.

Lo que yo nunca tuve.

Getsemaní

El secreto de la habitación cerrada

Buena Filosofía

Dignidad

Reflexiones de Gandhi.

Camino y esperanza

Preparad el camino

¿Papá Noel? ¡Ah, si! Odio la Navidad.

La oldarpatía

La peor traición.

El sueño de la mosca horripilante

Kayros

¿No te parece extraño?

Derecho a la no-defensa

No te dejes robar los sueños que Dios puso en tu corazón

Egoismo inteligente.

Ayuda urgente.

El Rostro de Jesucristo